Recibe las noticias en tu correo:

Pandemia abrió ventana de oportunidades para el cine, dijo Miguel Ángel Uriegas

septiembre 19, 2020

Juan Manuel Ramírez | @juanm_ramirez9

La pandemia que ha puesto en jaque a todo el mundo, trajo consigo una nueva ventana de oportunidad para el cine, específicamente para las cintas nacionales.

 

Ante la falta de blockbusters veraniegos y hacia finales de año, las películas mexicanas han encontrado un espacio para conectar con el público y de reivindicarse, con nuevas propuestas que puedan a ayudar a generar empatía y solidaridad”, dijo en exclusiva Miguel Ángel Uriegas, guionista y productor de Un disfraz para Nicolás.

 

Este filme busca fomentar la inclusión social y romper estigmas que existen en torno a la discapacidad intelectual. Un trabajo animado 100 por ciento mexicano que cuenta la historia de Nicolás, un niño de 10 años con Síndrome de Down, quien utiliza su imaginación para sobrellevar la ausencia materna y tener una vida plena.

 

Dirigida por Eduardo Rivero, escrita por el cineasta mexicano Miguel Ángel Uriegas y animada en 2D, esta producción también es un mensaje de para todas aquellas personas que padecen alguna discapacidad intelectual, que en México representan uno de los grupos sociales más discriminados, de acuerdo con la Encuesta Nacional Sobre Discriminación 2017, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

 

La emotividad de la historia radica en que el protagonista sólo tiene un recuerdo de su mamá: un baúl de disfraces. Estos disfraces eran diseñados por su propia mamá y eran su regalo cada que cumplía años, por lo cual adquirieron un significado emocional muy importante. De esta manera, los disfraces de dragón, mono o pirata se convierten en vínculos con el amor maternal, pero también en armas que tiene el pequeño para adaptarse a su entorno a pesar de su discapacidad.

 

Filmeweb tuvo la oportunidad de conversar con el guionista de la cinta, quién ahondo más en los temas de logística, de creatividad, entre otros. Aunque originalmente se tenía planeado estrenarla en el marco del FICG, la idea no se logró concretar, así que buscaron soluciones que les permitieran exhibirla de una manera segura para los espectadores.

 

Vimos que los autocinemas eran una muy buena opción, para que los papás fueran con sus hijos al cine de una manera completamente segura, así que las estrenamos el 12 de agosto. Dos o tres semanas después, las salas de cine habían reabierto casi en su totalidad, así que decidimos lanzarla en todos lados”, dijo.

 

La película está basada en el libro Pablo y el baúl, de Jaime Mijares. Ante esto, Uriegas respondió cómo fue el proceso desde encontrarse con el texto, hasta el momento en que plasmó sus ideas y convicciones para llevar a cabo una película con causa social.

 

No es una adaptación tal cual. Yo me inspiré en el mundo y el imaginario de ‘Pablo y el baúl’ siguiendo nuestra línea editorial de hacer películas con causa; por lo cual, al final la película toma un camino distinto. Jaime Mijares era compañero mío de la escuela. Así que cuando estaba produciendo ‘Un ángel en el reloj’, lo leí y le dije que había que hacer algo con eso. Pero en el inter, él fallece y me dije ‘si tenía la intención y no lo contacté a tiempo, ahora mi tarea es sí hacerlo’”, recordó.

 

Una de las grandes pasiones de Miguel Ángel Uriegas es retratar a un segmento de personas que la sociedad misma invisibiliza, ya sea por desinformación o por miedo. Y lo logra de una manera en la que nos pone a inspeccionar nuestra propia vida y como no valoramos lo que día con día nos parece algo natural.

 

Desde que escogemos una temática, nosotros vamos con una asociación para hacer una investigación y una tesis. Ahí nos encontramos con una terapeuta que maneja distintos grupos y fue así como dimos con Fran Hernández, un niño con Síndrome de Down que presta su voz al personaje principal. Buscamos explicar estos conceptos más abstractos, como son quitarte los prejuicios, ser empático”, explicó Uriegas.

 

Uno de los momentos más cruciales en mi carrera, fue cuando fuimos a una casa albergue y le presentamos la película ‘Un ángel en el reloj’ a los niños. Todos al final de la proyección, se sintieron identificados totalmente con la protagonista. Con ‘Nicolás’, acudimos con expertos y nos decían: ‘Así es como se comporta un niño, así reacciona’, entonces era como un visto bueno de su parte”.

 

Y aunque pensaban que la idea de que Fran Hernández estuviera en una cabina de grabación era realmente complicada, todo se terminó desarrollando en un tiempo menor a lo que ellos habían calculado, lo cual fue una grata sorpresa. Parte de este éxito, fue diseñar un guion que no exigiera mucho al niño, por lo cual, sólo interviene en pocas ocasiones durante la cinta.

 

Con un texto inteligente a cargo de Miguel Ángel, Un disfraz para Nicolás evita caer en el estereotipo de colocar al protagonista como una víctima de la enfermedad o una persona débil e incapaz de socializar. Al contrario, los diálogos dejan ver al niño como un verdadero héroe que salva a su primo David de las pesadillas que sufre todas las noches.

 

Para finalizar la entrevista, nos dejó conocer un poco más de sus próximos proyectos, los cuales son: La Bestia, una alegoría al tren del mismo nombre, en un mundo donde sí existen bestias. Y están en las primeras etapas de desarrollo una cinta que pondrá en alto nuestra mitología, que también aborda la identidad y lo que significa ser mexicano.

Sigue a Filmeweb en Facebook y Twitter.

Relacionados