petfilmfestivalH

Recibe las noticias en tu correo:

La saturación de plataformas nos llevará al hartazgo

noviembre 7, 2020

Juan Manuel Encarnación Ramírez | @juanm_ramirez9

En unas semanas más, el gigante del entretenimiento, Disney, lanzará su plataforma de streaming de forma oficial en México y Latinoamérica, la cual albergará todo su contenido, desde los clásicos animados, pasando por Marvel, Star Wars, ESPN hasta National Geographic.

 

Disney Plus tiene el objetivo de captar la atención de las familias con películas como Coco, Frozen, Toy Story entre muchas otras; filmes como Los Vengadores, Capitana Marvel, Guardianes de la Galaxia estarán disponibles para los fanáticos del cine de superhéroes.

 

Y es que esta (inevitable) expansión de la compañía del ratón hacia la transmisión digital se ha estado planeando desde hace varios años. Netflix es el estandarte de la era dorada del streaming actual, pues el sitio ha comprobado en múltiples ocasiones, que las producciones originales y/o de terceros a la carta (VOD) es sumamente redituable.

 

A partir de su crecimiento exponencial, las productoras han puesto la mira en estas herramientas, ya que, aunque hace algunos lustros, eran el “patito feo” de la industria, en la actualidad, son el medio favorito de los espectadores.

 

El efecto colateral, que desde hace unos años se ha pronosticado, es la “muerte del cine”. Las casas productoras, en la última década, han abandonado a los cineastas más destacados y sus historias. Dos de los ejemplos más notorios son Martin Scorsese, con El Irlandés y Alfonso Cuarón con ROMA. Ambos proyectos se convirtieron en producciones originales de Netflix, ganando así prestigio ante la industria de Hollywood.

 

Actualmente, hay más de 15 plataformas de streaming a nivel mundial. Muchas de ellas, comparten los mismos títulos y algunos similares. ¿Realmente es necesario tantos canales de distribución con relación al contenido que ofrecen? La respuesta, al parecer, es sí.

 

Por ejemplo, en México, Televisa veía a Netflix como el rival a vencer. Fue así como nació Blim, una extensión de sus canales, donde, en teoría, se disfrutaría del mejor contenido de la televisión mexicana, así como del cine nacional. En la práctica, no lo fue.

 

No hubo innovaciones, solamente trasladaron sus programas, que trasmitían en señal abierta, a una plataforma de paga. El intento jamás levantó la atención que ellos pretendían.

 

Al final del día, Televisa se rindió y firmó un acuerdo con Netflix para ser un distribuidor oficial con su sistema de televisión de paga IZZI. En algunos paquetes lo ofrecen “gratuitamente”. Y, en un movimiento que nadie vio venir, la cadena mexicana firmó con Disney Plus un contrato para, ser una vez más, un aliado en vez de un contrincante.

 

¿Qué nos depara en el futuro con tanta oferta? Lo que pasó en décadas anteriores. Una saturación de opciones para el espectador. El hartazgo del público hacia los contenidos tradicionales ha emigrado a la era digital.

 

Tramas simples, elencos abrumadores y desenlaces poco satisfactorios son algunos de los factores predecibles en cada producción. No importa el nombre de la compañía.

 

El próximo año llegará a tierras latinas HBO MAX, OTRA alternativa que muchos contratarán por curiosidad, pero que al final, algunos abandonarán por el agotamiento de la misma.

Sigue a Filmeweb en Facebook y Twitter.

Relacionados

Bootyful

la tiera sana

entrepalabrasMX

acting lab cuadrado