acting lab horizontal

Recibe las noticias en tu correo:

La presentación de una voz nueva en la coreografía miamense

mayo 7, 2021

Orlando Taquechel | Artburst Miami

Arts Ballet Theatre of Florida (ABTF), la compañía que dirige el Maestro Vladimir Issaev, se presentó el pasado sábado 24 de abril en el Aventura Arts & Cultural Center con una Gala de Primavera que incluyó tres obras de repertorio y un estreno mundial.

 

La noche abrió con dos pas de deux: Festival de las flores en Genzano (1858), de August Bournonville; y La Bayadera (1877), de Marius Petipa. En este caso, el pas de deux del II acto de Gamzatti y Solor.

 

Analizar un pas de deux dentro de una obra generalmente implica hablar de la creación de personajes, pero en una Gala su eficacia comunicativa está directamente relacionada a la habilidad de los ejecutantes para ofrecer “su” versión, generalmente concebida para su lucimiento personal. En estas circunstancias, incluir elementos de caracterización provenientes de la puesta en escena es un valor agregado para el conocedor.

 

En la función que hoy reseñamos, Janis Liu y Taiyu He interpretaron Festival de las flores en Genzano y La Bayadera estuvo a cargo de Wendy Guo y Haowei Zhu.

 

Hay que señalar que las notas al programa de Festival de las flores en Genzano contienen un error y una inexactitud: la fecha de estreno del ballet no es 1958 sino 1858 y aunque por mucho tiempo se ha atribuido la música del ballet solo a Edvard Helsted y Holger Simon Paulli, hoy se sabe que la música del pas de deux data de 1856, pertenece en realidad al compositor vienés Matthias Strebinger (1807-1874).

 

El pas de deux fue agregado por el propio Bournonville a Festival de las flores en Genzano, con orquestación de Paulli. Así las cosas, al representarse de manera aislada, los créditos deben mencionar a Strebinger y Paulli.

 

El gran bailarín danés Erik Bruhn (1928-1986), escribió en el libro Bournonville y Técnica de Ballet (1961): “Al bailar Bournonville, los bailarines a menudo sienten que pasan más tiempo en el aire que en el suelo”. Bailar Bournonville no es fácil, pero Janis Liu y Taiyu He jamás dejan ver lo difícil que es y poder apreciar en vivo la impresión de refinada ligereza que ellos consiguen, es colirio para los ojos irritados de los amantes de la danza que han estado pegados a YouTube desde marzo del año pasado.

 

Por su parte, Wendy Guo y Haowei Zhu se entregan por entero al estilo Petipa en La Bayadera y proyectan la requerida espectacularidad, sobresaliendo en las variaciones y en la coda.

 

A continuación, se presentó Donizetti Variations, un ejercicio neoclásico con coreografía de Issaev y música de la ópera La Favorita (1840), que no debe confundirse con la pieza homónima de Balanchine. La música es del mismo autor, pero de una ópera diferente.

 

Toda la compañía participa en Donizetti Variations y todos tienen su momento de lucimiento. La obra avanza de forma expedita y el público los premia con un aplauso absolutamente merecido.

 

La pieza seleccionada para cerrar el programa es el estreno mundial de Corpus, un interesante ballet contemporáneo y una prometedora primera obra de la bailarina venezolana Lusián Hernández, miembro de ABTF desde 2011.

 

Para ser justos, hay que aclarar que Corpus es su primer trabajo para una compañía profesional, pero Hernández no es una debutante en el mundo de la coreografía. Desde 2017 ella ha acumulado premios en competencias importantes donde ha participado con obras creadas para los alumnos de la academia adjunta a ABTF.

 

Las notas al programa hablan de su intención de dejar que la música –el Gran Rondó de Concierto (Krakowiak) en Fa mayor Opus 14 de Frédéric Chopin- “explore y muestre cómo las almas de cada bailarín se abren, se transforman e influyen en quienes los rodean”.

 

La forma musical utilizada por Chopin se caracteriza por el uso de una melodía o tema que vuelve una y otra vez. La melodía recurrente es una cracoviana (un baile polaco de ritmo animado y origen folclórico).

 

La introducción hermosísima y majestuosamente lenta que ocupa los primeros dos minutos de la pieza cautiva al oyente por su aparente sencillez (“la simplicidad es el logro definitivo”, dijo alguna vez el propio Chopin) y Hernández los aprovecha para presentar el manierismo expresivo que será el leitmotiv de su composición coreográfica.

 

Los gestos de los bailarines acabarán definiendo a Corpus como una experiencia tribal y al lugar donde tiene lugar la acción como un espacio de encuentro, donde los eventos se repiten, se acumulan e intentan “ilustrar” la música de Chopin para los oídos de hoy. Los sonidos son los mismos pero las emociones son otras.

 

En su noche de estreno, los intérpretes de Corpus fueron Janis Liu y Haowei Zhu como la pareja solista principal.  Taiyu He, Sara Martin y Wendy Guo tuvieron también intervenciones destacadas, y el cuerpo de baile estuvo integrado por Yasamin Haghavegh, Yujing Luo, Paola Nava y Daniel Panameño. En su conjunto, absolutamente entregados al disfrute de un trabajo creado en ellos y para ellos.

 

Corpus es una obra construída con inteligencia, pero su efectista secuencia final -al ritmo de la floritura con la que Chopin cierra su composición- es un deus ex machina que no nos esperábamos de Hernández (la expresión en itálicas se utiliza para referirse a un recurso o acontecimiento que resuelve una historia de manera gratuita). Cuando apenas estamos intentando entender su porqué, se apagan las luces.

Sigue a Filmeweb en Facebook y Twitter.

Relacionados

entrepalabrasMX 770x90

Lomitos Al Rescte 2