Recibe las noticias en tu correo:

La Biblia en el cine mexicano

marzo 20, 2021

Fabián Polanco | @fabiancpolanco

En 1942 una célebre declaración del entonces Presidente de México Manuel Avila Camacho, alentó en gran medida el interés de los readores de la industria cinematográfica nacional por la realización del cine religioso.

 

Fue entonces que el debutante español José Díaz Morales dirigió la primera película de este género en México: Jesús de Nazareth, llevando al también actor español José Cibrián en el papel principal, con un guión del mismo Díaz Morales el cual hacía a un lado en su mayoría los textos bíblicos y se enfocaba al punto de vista del realizador. Adriana Lamar, José Baviera, José Pidal, Aurora Walker, Carmen Collado y Amparo Morillo fueron los protagonistas de esta cinta, cuyo rodaje inició el 27 de marzo de 1942.

 

En 1945 tocó el turno a un director mexicano, Miguel Contreras, quien es considerado como el cineasta que dio línea histórica al cine mexicano. Él hizo su versión sobre la Pasión de Cristo con María Magdalena, llevando a los actores Medea de Novara y al español Luis Alcoriza en los papeles principales; ese mismo año, Contreras también realizó Reina de Reinas, con Luana Alcañiz en el papel central.

 

Luis Alcoriza interpretó a ‘Jesús’ en estas dos cintas, dando pie a comentarios sobre que este papel tan codiciado por cualquier actor estaba reservado para intérpretes españoles, quizá para dar la constante referencia de que fueron ellos quienes trajeron a América el catolicismo.

 

Aunque cabe mencionar que las referencias religiosas en el cine se expresaron en muchas cintas de temas y géneros diversos, no fue sino hasta 1952 cuando se repitió la idea de llevar la vida de Jesús a la pantalla grande con El Mártir del Calvario, con texto de Gonzalo Elvira y Sánchez de Aparicio, dirigido por Miguel Morayta, cineasta que después de esta producción dedicó sus siguientes trabajos a los géneros populares y musicales.

 

El Mártir del Calvario es la cinta más representativa de la Semana Santa por su alto impacto dramático y realismo en su producción, aunque se contó con pocos recursos para su realización. En ella participaron Enrique Rambal (actor que desde entonces fue catalogado como el mejor ‘Cristo’ del cine nacional), Manolo Fábregas, Consuelo Frank, Miguel Ángel Ferriz, Armando Sáenz, Carmen Molina, Luis Beristáin, Antonio Bravo y Alfredo Varela, entre otros.

 

En 1967, Miguel Zacarías dirigió al forzudo galán Jorge Rivero y a la rubia Candy Wilson en una edulcorada visión de El pecado de Adán y Eva, una cinta a todo color que retrataba un muy artificial paraíso pletórico de coloridas flores de papel entre las cuales escondían púdicamente su desnudez los protagonistas.

 

 

En 1969, año en que a nivel mundial se experimentaron muchos cambios sociales, tal vez a consecuencia del estallamiento de la Guerra de Vietnam, algunos directores mexicanos miraron de nuevo hacia La Biblia como argumento principal, siendo el popular director Alejandro Galindo, quien se había caracterizado por sus historias urbanas, el encargado de llevar a la pantalla la historia que escribió, junto con Enrique Rosado, Cristo 70.

 

En esta cinta hay una paráfrasis pop de la Pasión cristiana, teniendo al galán del momento Carlos Piñar como un joven que sufre del mismo calvario que el Redentor cuando es traicionado por un grupo de amigos comandados por Karla, José Roberto Hill, Claudia Martell, Gabriel Retes, Enrique Novi y Fernando Balzaretti. Vista desde todos los niveles del arte moderno, esta película por siempre aportará algo en pos de la originalidad.

 

También narra de modo diferente los hechos por todos conocidos. Incluso años más tarde Hollywood haría lo mismo con Jesucristo Súper Estrella (Norman Jewinson, 1973) y Godspell (David Greene, 1973).

 

De igual manera, en 1969 se filmó El Proceso de Cristo, dirigida por Julio Bracho, con Enrique Rocha como protagonista; esta historia se subdivide en cuatro episodios y utilizó el recurso del flashback para conocer más a fondo la vida y enseñanzas del Hijo de Dios en la Tierra.

 

Sin embargo, y tal vez para ‘reparar’ los daños morales creados por los jóvenes hippies, Miguel Zacarías dirigió en 1971 Jesús, el Niño Dios: La infancia de Cristo, en la que Alfredo Melhem fue el protagonista en compañía de Guillermo Murray, Jorge Rivero, Carlos Ancira, Luis Alarcón, Gayle Bedall y René Cardona; y en 1972 Jesús, María y José: Leyendas de la Infancia de Nuestro Señor Jesucristo.

 

Servando González dirigió en 1975 El Elegido, mostrando al espectador la Pasión de Cristo vista desde el popular festejo que se realiza desde hace más de cien años en el poblado de Iztapalapa, cuando un modesto taxista, interpretado por Manuel Ojeda, es escogido para encarnar a ‘Jesucristo’ y vive en carne propia una excesiva violencia durante la ceremonia.

 

Katy Jurado interviene también en esta cinta como una ‘Magdalena’ que es señalada por sus vecinas por el simple hecho de ser madre soltera y hacer todo lo posible por el bienestar de sus hijos.

 

Las visiones fílmicas sobre la Pasión de Cristo abundan en el cine mexicano y cada Semana Santa se pueden disfrutar con sus retransmisiones por televisión, rentándolas en alguna plataforma digital y hasta volviéndolas a ver en algún cineclub, aunque esta tradición se ha perdido por completo en la modernidad del siglo XXI.

Sigue a Filmeweb en Facebook y Twitter.

Relacionados

la tiera sana

Bootyful

entrepalabrasMX

Apellon Films