acting lab horizontal

Recibe las noticias en tu correo:

Espejo retrovisor: Richard Jewell, el reciente esfuerzo fílmico de Clint Eastwood

enero 3, 2020

Leopoldo Villarello Cervantes.-

Desde hace tiempo cada estreno de una película dirigida por Clint Eastwood pensamos será su canto de cisne, su despedida, su obra póstuma. La sorpresa es encontrarse con una novedad y el anuncio de una siguiente. En vísperas de cumplir noventa años, Eastwood el director y el actor parecen tener aire para la del estribo.

 

Richard Jewell (2019) es su reciente esfuerzo detrás del megáfono. En línea con varias de las anteriores (Sully, La Mula), viene con la reivindicación o reconocimiento a un personaje anónimo, para las mayorías. Jewell es un ciudadano de a pie, con ganas de superarse, de estudiar para ser admitido como policía, quien por las fatalidades de la vida andaba en el escenario donde explotó una bomba, y en pocas horas surcó de héroe del tipo acostumbrado en los Estados Unidos, al tope contrario, acusado de la misma acción.

 

El guion de Billy Ray (Capitán Phillips, El precio de la verdad, Los secretos del poder, Un enemigo en casa) y la mano directora de Eastwood avientan su dardo contra el FBI, los medios (periódicos, televisión), los cuales en aras de alzarse el cuello y obtener primicias, improvisan un culpable de actos terroristas, antes de investigar y escarbar más, se sacan de la manga un acusado con las ´cualidades´ propias del caso y lo lanzan a la arena para ser apabullado.

 

Richard Jewell se enfoca en la totalidad del metraje del individuo del título (Paul Walter Hauser en su primer protagónico), de las pesadumbres de él y su madre (Kathy Bates) una vez indiciado, de sus aptitudes y bondades por las cuales lo marcan y mientras lo retiene el FBI; su honestidad y fundamentos del deber y la moral, por los cuales lo despiden de una universidad, es mal visto y valdrá de ‘prueba’ en su contra.

 

Con sencillos trazos de presentación, Eastwood comprende a Jewell y a Watson Bryant (Sam Rockwell), quien será su abogado defensor, y su futura amistad (un tema más del filme), a lo bonachón del rollizo aspirante a policía, su tino con el gatillo, su elemental sentido de lo correcto.

 

Los juegos olímpicos de 1996 en Atlanta serán el trasfondo de la pesadilla de Jewell. Las hazañas deportivas dieron momentáneo paso a su fugaz ascenso y descenso. Eastwood pone breves imágenes (de la inauguración) y de momentos trascendentes (el triunfo de Michael Johnson en los 200 metros planos), en contraparte a las imputaciones contra el ingenuo Jewell, trasladado con mentiras a los cuarteles del FBI. En paralelo inserta a la calculadora periodista (Olivia Wilde) en su afán de cosechar una portada, y al detective (Jon Hamm), perpetradores de la falacia.

 

Lo importante para Eastwood es cómo sin pruebas fehacientes, el FBI arremete contra la privacidad de un sujeto, la afabilidad de éste, su buen trato, crédulo de las instituciones a las cuales aspira ingresar. Su buena disposición a pesar de estar siendo acribillado, vapuleado, de la gente con micrófonos ocultos, de la vigilancia excesiva. La confianza para aceptar sus pecadillos, todo lo cual va en su contra; y su única molestia (lo señalen como gay); o la pesadilla con la bomba.

 

El papel del abogado es central y sustancial para sacar a flote el caso (Rockwell lo distingue), con los apuntes de su ayudante inmigrante del Este de Europa (“si aseguran su culpabilidad, es inocente, así es de donde vengo”), y la insistente lengua suelta del buen Jewell en aras de ayudar a sus iguales policías.

 

Cabe sentimentalismo y aguante en la mamá, preocupaciones domésticas por sus Tupperware; su gran escena en conferencia de prensa; suficiente con el añadido de mirar a la periodista, lágrima en ojo, aceptar su yerro, y antes las secuencias donde ésta compruebe la imposibilidad de la culpa y el diálogo con el agente a mayor inri.

 

Clint Eastwood comprueba con Richard Jewell su prestancia, su inmejorable momento, junto con La mula, la posibilidad de esperar el año próximo una prueba más de sus dotes.

Sigue a Filmeweb en Facebook y Twitter.

Relacionados

la tiera sana

Niños Horizontal

Lomitos Al Rescte 2

entrepalabrasMX