Recibe las noticias en tu correo:

Espejo retrovisor: Doc Severinsen y su historia estuvieron presentes en GIFF 2020

octubre 3, 2020

Leopoldo Villarello Cervantes.-

El Festival Internacional de Cine Guanajuato (GIFF por sus siglas en ingles), la libró y logró celebrarse este 2020, en formato mixto, semipresencial, con exhibiciones en sus sedes, conferencias y eventos a través de Internet. Una porción del programa de las diversas secciones estuvo en línea para el público, con mil boletos disponibles.

 

Yo preferí ver los largometrajes, entre los cuales tuve descubrimientos apetecibles en factura y temática.

 

Uno de ellos fue Never too late: The Doc Severinsen Story (2020), donde se trazó la abundante y enérgica trayectoria vital de Doc Severinsen (1927), uno de los trompetistas más privilegiados del siglo XX y aún rodando en el XXI. Su carrera ligada indefectiblemente a la de Johnny Carson (1925-2005) y al programa de televisión conducido por éste, The Tonight Show, desde finales de la década del 1950 y hasta su despedida en 1992, con mucho la emisión de mayor rating de la época.

 

El documental vibra con Severinsen, quien rebasa los noventa de edad y prosigue viajando por los Estados Unidos para impartir clases en escuelas, dirigir conciertos, hacer presentaciones especiales.

 

La narración se articula de los días actuales, con animaciones para señalar en mapa los frecuentes vuelos cruzando el país, del sur en Tennessee donde reside, a varios estados; de ahí a sus versátiles días con Carson, verlo y escucharlo en interpretaciones de lujo, como una rendición de Summertime; transitar por su biografía, con sus acotaciones, fotografías de archivo, y sus tropezadas alianzas maritales, acorde a la sentencia de “la tercera es la buena”, aún en curso.

 

Lo apreciamos en plenas facultades para pulsar su instrumento, visitamos su infancia, su determinación para elegirlo, cuando su padre le imponía el piano; de desfilar con la banda escolar a contrapuntear con jazzistas de la época deslumbrante de 1940 a 1950, y la fortuna desembocando en la televisión, cuando solo había tres compañías, ABC, CBS, NBC, y se inventaban fórmulas de entretenimiento para noctámbulos.

 

Lo más sobresaliente del documental es el montaje de extractos del Tonight Show: de sus incursiones primeras, como miembro de la orquesta, a saltar a conducirla; su química perfecta con Johnny Carson, la gracia consanguinea de ambos, los gags y diálogos, base invaluable del programa.

 

Y por encima de todo, su firma: el vestuario, lo estrafalario de su ropa, sobrepasando la moda pop y chic; los colores y mescolanzas estrepitosas, las corbatas y zapatos inauditos; los ternos, abrigos, chalecos, todo escogido y comprado por él mismo, y usado sin cohibirse ante el regocijo del público, en el estudio y en hogares.

 

Era un espectáculo por sí solo; la gente estaba expectante por ver cómo aparecería cada noche, y contrastaba con la elegancia de Carson, sus trajes a la medida, las combinaciones perfectas.

 

Entrevistas a amistades, la mujer actual y la ex esposa, y familiares, redondean su personalidad; unos hablan de su legado para quienes intervienen en programas similares al de Johnny Carson en nuestros días, sus dotes musicales, todavía con fuerza para solos excepcionales; la ventaja de grabar el programa por la tarde en Nueva York y correr a actuar a Las Vegas, gracias al horario; las complicaciones personales suscitadas por la mudanza a California.

 

Entre los segmentos emotivos quedan el concierto reciente donde sopla con enjundia su trompeta en compañía musical de dos de sus hijos. O el anuncio del adiós de Carson a su programa; y en otra esfera, su afecto para dar lecciones y estimular a un joven con síndrome de Dawn, su guía para propulsar adolescentes a tocar.

 

Un pretexto adecuado para integrar este documental al Festival Internacional de Cine Guanajuato se basó en la estancia de Severinsen en San Miguel de Allende, donde arribó en 2005 con su segunda esposa, cuando ésta pensaba vendrían para descansar y jubilarse.

 

En cambio, ahí se tomó un tercer aire, conoció unos músicos, con ellos integró un quinteto, se dispuso a viajar y llevan a la fecha más de quinientos conciertos, y andan todavía en gira de reencuentro. Sucedió algo similar cuando concluyó su colaboración con Johnny Carson en el 1992 y ella creía iba a retirarse del escenario.

Sigue a Filmeweb en Facebook y Twitter.

Relacionados