Recibe las noticias en tu correo:

El XXV Festival Internacional de Ballet de Miami, un logro enorme como evento virtual

octubre 3, 2020

Orlando Taquechel | Artburst Miami

Decir que el Festival Internacional de Ballet de Miami (IBFM por sus siglas en inglés) transforma a Miami por unos cuantos días en la capital de la danza a nivel mundial es utilizar una recurrida hipérbole publicitaria, pero hay que reconocer que en esta ocasión la expresión puede resultar apropiada como metáfora.

 

Al reinventarse como evento virtual, existe la posibilidad de que este año el IBFM haya sido disfrutado por primera vez desde cualquier parte del mundo.

 

Los eventos virtuales son reuniones organizadas que se celebran en línea (de manera digital, en un sitio web) en vez de tener lugar en una ubicación física.  En este caso, el IBFM utilizó la página del festival en Facebook para las actividades gratuitas y la plataforma Ticketmundo Play para las que requerían una contribución monetaria.

 

Así las cosas, esta ha sido la edición más internacional del IBFM y un logro enorme en tiempos de pandemia, con la participación de 23 compañías de nueve países, un mes completo de eventos y tres funciones transmitidas en vivo desde dos locaciones diferentes.

 

Una de las ventajas de los eventos en línea es la rápida disponibilidad de los datos de participación. Según Eriberto Jiménez, director artístico del festival, “los eventos gratuitos tuvieron más de 26 mil visitas y el programa ‘Support the Arts’ que se hizo como una recaudación de fondos para ayudar a las compañías participantes logró más de 2 mil 500 accesos”.

 

La transmisión en vivo de las clases de ballet fueron lo más visto en Facebook, seguidas de cerca por las entrevistas que se grabaron con los directores de las compañías participantes, y a una cierta distancia, la conversación con los autores de libros de danza y la presentación del póster oficial del evento.

 

Entre los programas pregrabados de las compañías internacionales invitadas transmitidos por Ticketmundo – todos excelentes como cartas de presentación – los tres más vistos fueron la divertida Coppelia del Estonian National Ballet, la interesantísima Carmen de Octavio de la Roza y AlmaMia Dance Project (Suiza) y el suave Lago de los Cisnes del Roma City Ballet (Italia).

 

Entre los programas pregrabados por las compañías locales – igualmente ilustrativos – los más vistos fueron la imperecedera Carmen de Alberto Alonso y Le Corsaire, del Cuban Classical Ballet of Miami (CCBM), que también dirige Jiménez. En una cercana tercera posición se ubicó The Book of Psalms de Hannah Baumgarten, a cargo de Dance Now! Miami.

 

Por su parte, la Gran Gala de Estrellas consiguió el mayor número de accesos virtuales, seguida por la Gala de Clausura y en un distante tercer lugar, la Gala Contemporánea, que fue transmitida en vivo desde los estudios de Dance Town – uno de los grupos locales participantes – en la ciudad del Doral.

 

Los resultados no contienen sorpresa alguna: el público del festival es fundamentalmente un público amante del ballet y la Gala de Estrellas sigue siendo la máxima atracción del evento, sobrepasando en audiencia a cualquier otro programa pregrabado o en vivo presentado en esta edición.

 

La Gran Gala Clásica de Estrellas y la Gala de Clausura se transmitieron desde el teatro Jackie Gleason de Miami Beach, testigo de algunas de las más exitosas funciones en la historia del festival. En ambas, los bailarines bailaron de espaldas a una platea desierta, a veces a oscuras y otras parcialmente iluminada, como recordatorio del momento histórico que estamos viviendo.

 

En el ballet, los saludos forman parte de la pieza que se ha interpretado y hacer una reverencia cuando faltan los aplausos es una experiencia lacerante para el intérprete y una escena involuntariamente cercana al teatro del absurdo. En la intimidad de las funciones “virtuales” de extrema sobriedad del XXV IBFM, los saludos adquirieron una sobrecogedora cualidad como encarnación de un anhelo compartido por todos: el regreso a la normalidad.

 

Aun cuando la Gran Gala no resultó ser una noche del todo clásica y su única “estrella” – en la definición tradicional del término – fue la Prima Ballerina Alla Snizova (Carlos Hopuy) de Les Ballets Trockadero de Monte Carlo interpretando una parodia de “Dying Swan”, la función estuvo repleta de “estrellas” de un nuevo tipo, el de los artistas que se arriesgan y en medio de la pandemia salen a escena para ofrecer su mejor actuación.

 

El programa de la Gala de Clausura ofreció una selección de lo presentado en las dos funciones anteriores, con una sola novedad: el dueto Space Between Words de Donna Goffredo Murray, que interpretado por Claudia Lezcano y Fabian Morales de Dimensions Dance Theatre of Miami queda en la memoria como el trabajo más cercano a la perfección de todo el evento.

 

Apenas un minuto de la obra en la serie Momentos de La Gala de Clausura @intballetfest 2020 es el mensaje relacionado con el festival más visto en Twitter, lo que probablemente equivale a la más larga ovación de pie.

 

Otra pareja con una actuación particularmente destacada fue la de Janis Liu y Taiyu He, de Arts Ballet Theatre of Florida, en Winter, con coreografía de Vladimir Issaev. Por su parte, Gretel Batista (Houston Ballet) y Ihosvany Rodríguez (Cuban Classical Ballet of Miami), fueron los encargados de cerrar de manera espectacular las dos noches en el Gleason.

 

Hay que mencionar igualmente, la excelencia de la fotografía de Simon Soong, siempre interesado en permitirnos apreciar el trazo del dibujo coreográfico e incluso dotando a los duetos de un cierto aliento de empática complicidad utilizando transiciones con disolvencia de inefable belleza. “La simplicidad es la mayor sofisticación”, dijo Leonardo da Vinci y el trabajo de Soong es un buen ejemplo.

 

Pienso que después de esta experiencia”, afirma Jiménez, “el festival continuará transmitiendo virtualmente sus eventos. El público podrá disfrutar de las funciones en los teatros aquí en Miami y los que no puedan hacerlo podrán ser parte del festival desde sus hogares en cualquier parte del mundo.  Después de todo este tiempo de confinamiento la gente quiere ser partícipe de los eventos en vivo, pero también están más abiertos a participar de ellos desde sus hogares“.

ArtburstMiami.com es una fuente sin fines de lucro de noticias sobre teatro, danza, artes visuales, música y artes escénicas.

Sigue a Filmeweb en Facebook y Twitter.

Relacionados