Lomitos al rescate horizontal

Recibe las noticias en tu correo:

El entretenimiento ante la ‘nueva normalidad’

abril 16, 2021

Fabián Polanco | @fabiancpolanco

Aunque hoy en día y por increíble que parezca, mucha gente sigue sin darle al virus de la COVID-19 la importancia que merece, llegando a asegurar que no es una enfermedad grave; la realidad es que continuamos ante una amenaza muy fuerte que, aunque ya cuenta con una vacuna, a diario seguirá poniendo nuestra existencia en riesgo, le pese a quien le pese.

 

Y para muestra basta un botón, pues llevamos ya varias semanas en semáforo epidemiológico naranja, que debería ser rojo, ante la pasada temporada vacacional de Semana Santa, en donde todos hicieron todo, menos quedarse en casa, como si su color fuera verde, para lo cual faltan aún algunas semanas o meses más en supuesto confinamiento.

 

Desde hace unos días, se autorizó la reapertura de espacios públicos en espacios cerrados, como cines y teatros. Pero hay que dejar en claro que, este regreso a las actividades ‘habituales’, no es una vuelta a la normalidad que conocíamos antaño y que la economía no se reactivará como estábamos acostumbrados de la noche a la mañana.

 

Hay que mencionar que muchas de las actividades que se realizaban de manera presencial, y que desde hace meses se realizan a distancia, seguirán de este modo durante un periodo más prolongado.

 

Y es aquí donde se abre la duda sobre lo que sucederá dentro de la industria del entretenimiento, una de las más afectadas, pues en ella es donde se desarrollan actividades no esenciales, como conciertos, obras de teatro y exhibiciones cinematográficas.

 

Aunque ya se reanudaron actividades de esta clase, la realidad es que muchas personas están dudosas en asistir o no a un espectáculo de este tipo, para prácticamente jugarse la vida por escuchar a su cantante favorito, o ver la película anhelada; aunque en este rubro, aún no se ha llegado al punto de estrenar de forma masiva los blockbuster, que lleven a cientos de personas a las salas.

 

Y es que, aunque se supone se deben de seguir las ‘nuevas reglas de normalidad’, como desinfectar espacios públicos y mantener la llamada ‘sana distancia’, no faltará quien llegue al cine o al auditorio sin cubre boca o trayéndolo mal puesto, con la nariz de fuera; estornudando, moqueando y demás gracias, además de que, en el caso de los conciertos, no faltará quien se ponga a corear y gritar cuando salgan los cantantes al escenario, sin importarles el escupitajo.

 

¿En verdad habrá quien desee acudir a esos espacios cerrados y/o abiertos? ¿Cómo se marcarán en realidad estos cambios?

 

Hace algunos meses se comentó que en algunas ciudades en Europa, se llevaron a cabo pruebas para reactivar la industria del entretenimiento de la que, al igual que en México, viven miles de personas; dejando en claro que los días de cine y teatro habituales, quedaron en el olvido; por lo menos en esa región.

 

En la gráfica se observa que las butacas estarán ubicadas en pares, pero separadas del resto de las demás, brindando un aislamiento ‘seguro’ a los espectadores; siempre y cuando exista una buena ventilación en el inmueble.

 

En México, la actual autorización para reabrir estos lugares, sólo permite dar acceso a un 30 por ciento de la capacidad de las salas; con lo que varios productores y promotores se están preguntando, si es conveniente reabrir o no los espectáculos en vivo; aunque ya hay algunos que reanudaron actividades.

 

Y también existen otros, que concluyeron no perder, ni ganar pues al no estar el total de la población vacunada, al realizar eventos masivos se cuenta con la posibilidad de convertirse en centros de contagio masivo, lo cual es muy peligroso.

 

En verdad es un enorme reto el que enfrentan los productores y encargados de la logística de estos eventos lo mismo de cine, teatro y conciertos pues, aunque cuenten con todos los requerimientos para reabrir ‘sin ser riesgo de contagio’, nunca faltará el pelo en la sopa y aquí no puede ser la excepción.

 

Y más aún en un país en el que el confinamiento nos hizo lo que el viento a Juárez. Entonces ¿Qué se puede esperar?

 

Estamos ante uno de los mayores retos en la historia moderna universal, pues el plan de reactivar la economía, además de nuestra vida laboral y académica, vendrá acompañado de la responsabilidad de evitar contagios de la COVID-19, una enfermedad letal, aunque ya exista una vacuna, y que permanecerá entre nosotros durante algún tiempo más.

Fotografía: Cortesía de la fototeca de Omar Escobar

 

Fabián Polanco

Director General y Editor en Jefe

Filmeweb México

19 de abril 2021.

Sigue a Filmeweb en Facebook y Twitter.

Relacionados

Apellon Films

booyah horizontal

acting lab cuadrado