Recibe las noticias en tu correo:

Despertando la montaña: Vilas, el fallido intento de ser el número 1

enero 16, 2021

Cristóbal Torres | @Lanzaddt

Vilas: serás lo que debas ser o no serás nada (2020) es un documental dirigido por Matías Gueilburt, un realizador de amplio recorrido cuya carrera se centra más en los trabajos para televisión, como Los días de Ayotzinapa (2019); Ernesto Guevara, también conocido como el Che (2015); Antes de que nos olviden (2013); Confesiones de un Sicario (2010); y un interesante acercamiento, junto con Paco Ignacio Taibo II, a la figura del legendario periodista Rodolfo Walsh.

 

En Vilas…, el director se centra en la figura de Eduardo Puppo, un periodista de amplia trayectoria en el campo del tenis, quien lucha desde hace años en tratar que la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) reconozca a Guillermo Vilas como el número uno del ranking mundial de 1975.

 

A pesar de tener entrevistas con personalidades como Björn Borg, Rafael Nadal, Roger Federer y Boris Becker (todos tenistas de élite), este documental es muy flojo. Si bien hay material de archivo que permite reconocer a plenitud la exitosa carrera de Guillermo Vilas, toda la tensión narrativa se centra en la lucha de Eduardo Puppo, al grado de meter escenas de él mismo dramatizando su investigación. Esto nos sugiere de mala manera la urgencia de un personaje por llevarse todos los reflectores.

 

Uno de los puntos provechosos es la estructura de la narración, pues poco a poco vemos diferentes elementos agregándose a la historia; desde la desesperación de Puppo por la enorme cantidad de datos conseguidos hasta la llegada de Marian Ciulpan —un programador rumano que por alguna extraña razón estaba igual de clavado con el tenis y decidió ayudar a sistematizar toda la información de Puppo—, e incluso la aparición del propio Vilas alentando al periodista.

 

Pero aun con esta atinada puesta en serie, el documental no deja de ser vacuo y autorreferencial, como cuando el mismo Vilas llora en un mensaje al conocer los adelantos de Puppo, en un intento de generar una empatía que naufraga de inmediato y termina rayando en un dramatismo muy acartonado.

 

A pesar de que Puppo tenía todos los elementos para demostrar que Vilas sí merecía estar en el número uno del ranking mundial, el documental termina con una sempiterna negativa de la ATP a aceptar su error, manteniendo a Jimmy Connors en el primer lugar.

 

Esto nos hace ver que existían elementos para incrementar la tensión de la narración, como por qué la ATP se niega a reconocer su error; qué clase de agenda impide que las instituciones deportivas a escala mundial corrijan errores puntuales y categóricos cuando existen pruebas esclarecedoras. Pero no. El documental centra más de la mitad de su tiempo en mostrar a Pupo dramatizándose a sí mismo en medio de interminables pilas de papeles.

 

Al final, el documental termina siendo una especie de crónica de un personaje quijotesco que no consiguió lo que tanto anhelaba; dejando ese estereotípico sabor de boca tan predominante en Latinoamérica de que los argentinos poseen un desmedido impulso por medir el mundo a partir de sí mismos.

Sigue a Filmeweb en Facebook y Twitter.

Relacionados

Creación de Personajes Fantásticos y de Terror

cine y creadores cuadrado

Apellon Films