Niños Horizontal

Recibe las noticias en tu correo:

Con una apuesta radical en fondo y forma, estrena en América Beginning

enero 29, 2021

Nadia Galaviz | @nadia_galaviz

La ópera prima de la guionista y directora georgiana Dea Kulumbegashvili, Beginning (Dasatskisi, en georginao) se estrenó de forma exclusiva en la plataforma MUBI en Latinoamérica, Reino Unido, Alemania, Irlanda, India y América del Norte, siendo una de las cintas más inquietantes, que promete colocarse entre lo mejor de la cinematografía.

 

La obra llega a uno de los servicios globales de streaming y distribución de películas tras ser proyectada en los festivales de cine de Cannes, Nueva York, Adelaide y Toronto, en este último ganando el Premio FIPRESCI. Además, se colocó como la película más premiada de la historia del Festival de San Sebastián, donde fue galardonada con cuatro premios incluidos Mejor película y Mejor director.

 

Con una apuesta radical en fondo y forma, la cineasta ha conseguido el favor de la mayor parte de la crítica internacional.

 

El nombre de Dea Kulumbegashvili comienza a sonar cada vez con más fuerza, desde que hizo acto de presencia en Cannes con dos cortometrajes, uno dentro de la Selección Oficial y otro en la Quincena de Realizadores. Con Ukhilavi sivrtseebi (2014), fue nominada a la Palma de Oro.

 

No obstante, con Beginning vino a demostrar que llegó para dejar su marca personal en el mundo del cine. Con 34 años de edad, es egresada de la carrera de Ciencias de la Información en The New School, de Nueva York y de Dirección de cine de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

 

No obstante, su relación con el cine fue tardía. Pasó su infancia en una Georgia que estaba inmersa en una guerra civil, tras la caída de la Unión Soviética, donde casi no había electricidad, tampoco mucha comida y mucho menos salas de cine.

 

Hasta que cumplió 20 años de edad fue que empezó a ver películas con asiduidad. Los grandes cineastas siempre dicen que para hacer películas, hay que haber visto mucho cine antes. Pero Kulumbegashvili entronca en este sentido con una directora como Agnès Varda.

 

Para una directora que insiste en rodar en su país y su idioma y que reniega de la visión de espectáculo de masas de Hollywood, estudiar en Estados Unidos supuso un gran shock.

 

La primera vez que fui a Nueva York fue para hacer Comunicación Audiovisual, que era una carrera más abierta, pero Dirección de Cine en Columbia era mucho más rígida, porque para ellos había una sola forma de cine, una sola forma de narrativa. Fue a la vez interesante y poco interesante. No era lo que quería hacer“, admitió.

 

“Entendí que en Estados Unidos la educación es una inversión en el sentido de negocio, es decir, que todo el mundo espera recuperar el dinero invertido en su formación. Yo vengo de una antigua república soviética, donde la educación representa una idea más romántica, no tan material. Mi familia siempre me inculcó la idea de que ir a la universidad era una forma de enriquecimiento intelectual“.

 

Begininning está ambientada en un pequeño pueblo rural al pie de las montañas Caucasus. La cinta relata la historia de ‘Yana’ (interpretada por IIa Sukhitashvil), la esposa del líder de los Testigos de Jehová, comunidad que está bajo el ataque de un grupo extremista.

 

En medio del conflicto, ‘Yana’, con su esposo ausente, tendrá que darle al sentido al mundo que la rodea a pesar de sus problemas internos. Mientras tanto, la intervención de un detective local en su hogar traerá devastadoras y dramáticas consecuencias.

 

Narrada en pocos diálogos y con un pausado pero refinado trabajo de cámara, que recuerda a las películas de Michael Haneke, Carlos Reygadas y Chantal Akerman, Beginning es una mirada provocativa de los traumas, los conflictos religiosos, y la intolerancia que escudriña en la vida interior de una mujer, que debe afrontar una encrucijada existencial y marital.

 

Se trata de un drama oscuro, seco y radical, sin tapujos sobre la crisis de fe que atraviesan los Testigos de Jehová. Inquietante y visualmente impactante, es la entrada oficial de Georgia para los Premios Óscar del 2021.

 

En entrevista con Filmeweb, Dea Kulumbegashvili enfatizó que “quería hacer una película sobre una mujer que quizás en una narrativa más convencional sería un personaje secundario, pero al mismo tiempo estaba muy interesada en los temas de violencia y aislamiento.

 

En el momento en que comencé a escribir, vivía en Nueva York y cuando venía a Georgia para pasar tiempo con mi familia encontré la comunidad de los Testigos de Jehová y pude ver cómo, debido a la elección de sus religión, de repente se convirtieron en extraños en el lugar donde crecieron, y quizás yo también estaba experimentando preguntas sobre qué significa pertenecer pues una vez que sales de tu casa, eres un extraño en ambos lugares”.

 

En Georgia, la elección de una mujer para estudiar en el extranjero “no es muy común. Incluso para mi familia era una pregunta: ¿Por qué estudias cine? Y no era una elección obvia“.

 

Al final, su familia la apoyó, con su madre y su sobrino incluso actuando en la película. Kulumbegashvili usa secuencias muy largas que están bastante quietas y colocan al sujeto ligeramente a la izquierda del centro, además de trabajar en una relación de aspecto de 1:33.

 

Quería capturar cómo fluye el tiempo para esta mujer y cómo vive en los espacios, creando una película que invite a la audiencia a mirar. Estaba pensando en cuánto nos miramos y nos vemos realmente. Estamos rodeados de tanto material audiovisual que quizás ya no vemos realmente. Sabía que quería captar la esencia del momento y no solo observar“, dijo.

 

Para la directora, era fundamental abordar “el tema de la violencia y qué es y cómo se manifiesta en nuestra vida cotidiana y cómo puede ser algo realmente grande y extraordinario o que tal vez puede manifestarse en la vida cotidiana de manera muy mundana”.

 

En un año de confinamiento y pandemia, no ha sentido tampoco que haya conseguido los premios y la atención de la prensa que hubiera esperado. “Además, a mí me gusta estar en casa. No me gusta mucho ir a los festivales y eso de hacer ‘networking’ y tener que hablar con gente que no conoces. Soy más de estar en mi casa, con mi familia, a los que les digo que me han seleccionado en Cannes y me contestan: ‘Ah, pues muy bien, hija’”.

Sigue a Filmeweb en Facebook y Twitter.

Relacionados

acting lab horizontal

Lomitos al rescate horizontal

Lomitos al rescate 1

petfilmfestivalC