Russian Film Festival

Recibe las noticias en tu correo:

Arts Ballet Theatre of Florida abre temporada en la intimidad

octubre 17, 2020

Orlando Taquechel | Artburst Miami

Arts Ballet Theatre of Florida (ABTF) abrió su temporada 2020-2021 desde la intimidad de uno de sus salones de ensayo en North Miami Beach, transmitiendo en vivo por YouTube un programa de aliento clásico, sobrio en su estilo y cordial en su proyección, que incluyó la agradable sorpresa de cerrar con un estreno mundial.

 

La transmisión -que duró menos de una hora-, dio inicio con Classic Symphony (música de Sergei Prokofiev y coreografía de Vladimir Issaev, también director artístico de la compañía) interpretada por Wendy Guo, Yasamin Haghayegh, Taiyu He, Lusián Hernández, Janis Liu, Yujing Luo, Sara Marlin, Daniel Panameno (como artista invitado) y Haowei Zhu.

 

Seguidamente, el programa avanzó con dos pas de deux favoritos del público: Romeo y Julieta y El Encuentro.

 

Janis Liu y Taiyu He bailaron Romeo y Julieta, también con música de Prokofiev y coreografía de Issaev, basada en la original de Leonid Lavrovsky. El Encuentro, una obra premiada en varios eventos con coreografía original de Issaev al ritmo del famoso Adagio de Albinoni, fue interpretado por Wendy Guo and Haowei Zhu.

 

La transmisión cerró con Confi-Danse, una nueva obra de grupo para toda la compañía – en estos días reducida a solo ocho bailarines – creada por Miao Zong, reconocido bailarín, maestro y coreógrafo chino radicado en Francia, desde donde dirigió el montaje vía Zoom.

 

Por lo general, el espectador construye su valoración de las obras de repertorio según los recuerdos de ocasiones anteriores y la reducida versión de Classic Symphony presentada en esta oportunidad no sale triunfadora de la comparación.

 

En estos momentos, casi todas las compañías prefieren utilizar únicamente solos y duetos en sus presentaciones virtuales en vivo y no solo por razones epidemiológicas. La intimidad de un estudio o teatro transformado en ‘caja negra’, la cercanía de las cámaras y el tamaño de las pantallas de laptops y teléfonos celulares, automáticamente reclaman un tipo de presentación en un estado de expresiva simplicidad que es más fácil lograr cuando se trabaja solo con uno o dos intérpretes.

 

Así las cosas, la falta de espacio acaba resultando un problema para Classic Symphony, una obra que aspira a recrear la espectacularidad palaciega de otros tiempos y tuvo que ser bailada sustituyendo holgura por entusiasmo.

 

Por el contrario, la inevitabilidad del encierro le agrega subtexto al baile de pareja y tanto Romeo y Julieta como El Encuentro alcanzaron una eficacia comunicativa inédita gracias a la rozagante delicadeza de Janis Liu y Taiyu He y a la entrega sugerente de Wendy Guo y Haowei Zhu.

 

En Romeo y Julieta, Liu y He reafirman poseer una portentosa imaginación como intérpretes que les permite habitar en un mundo de inefable pulcritud que es oasis, refugio y escaparate. Al alcance de la vista, pero inalcanzable.

 

Ubicado inmediatamente después, El Encuentro ilustró la diferencia entre enamoramiento y amor. Wendy Guo y Haowei Zhu consiguen actuaciones dolorosamente hermosas porque la presencia del otro ya no desencadena en ellos reacciones apasionadas a la manera de los amantes de Verona y la cordura ocupa ahora el lugar de la euforia.

 

Y así llegamos a Confi-Danse que según el propio Zong, “surge del encierro, mostrando la situación que enfrentan los bailarines en estos tiempos y con la contención de las ganas de bailar. También significa ‘confianza’, ya que confiamos en que todo será mejor mañana”.

 

La obra dura 11 minutos y comienza con una mujer arrodillada (Janis Liu) a la que no le vemos el rostro. Poco a poco, es rodeada por personajes que usan cubre boca.  Al rechazarlos, descubrimos que ella no tiene protección alguna. Todos se ubican en lugares que parecen haber sido previamente asignados y comienzan a moverse al unísono hasta dejar caer los cubre boca.

 

A continuación, la obra acumula secuencias grupales y momentos en los que uno o dos de los bailarines se separarán del grupo para decirnos algo sobre el personaje que interpretan, que asemejan ser ellos mismos.

 

La mujer del inicio (Liu, siempre excelente) y una pareja de hombre (Haowei Zhu) y mujer (Wendy Guo) quedan solos en escena y participan de un juego escénico que sugiere una historia compartida en el pasado. Ella por fin se les acerca, los separa y ambos se marchan.

 

La música – del islandés Jóhann Jóhannsson – cobra nueva vida cuando todos regresan y se retoma la dinámica desarrollada tras la caída de los cubre boca con momentos grupales y solos que son seguidos con atención por el resto del grupo. Entre los solos, se destaca por su autenticidad el interpretado por Lusián Hernández.

 

Un poco más tarde todos se colocan de espaldas y comienzan a mover los brazos con la rigidez propia de las astas de un molino de viento a punto de quebrarse.  La acción se congela cuando Liu voltea su torso y con los brazos doblados a la altura de sus hombros levanta los puños en un gesto que expresa unidad, fuerza y desafío, todo al mismo tiempo. Y así termina la obra.

 

Hay que reseñar que Confi-Danse parece haber sido concebida como un borrador, a modo de notas con comentarios escritos por un curador de arte que reconoce no poder darle a la obra un verdadero desenlace mientras estemos en pandemia y en su lugar propone la simulación de un final abierto.

 

Su actualidad temática no le permite ser ahora algo más que un hermoso trabajo en proceso, pero la interpretación de toda obra de arte es diferente cuando cambia el contexto y Confi-Danse está destinada a resurgir una vez superada la pandemia, reclamando su importancia como una pieza ilustrativa de su momento histórico, moraleja incluida.

ArtburstMiami.com es una fuente sin fines de lucro de noticias sobre teatro, danza, artes visuales, música y artes escénicas.

Sigue a Filmeweb en Facebook y Twitter.

Relacionados

Russian Film Festival

Festival Internacional de Cine para Niños

Russian Film Festival

Festival Internacional de Cine para Niños