Recibe las noticias en tu correo:

Adaptándose a la nueva normalidad se estrenó Bichito

septiembre 19, 2020

Juan Manuel Ramírez | @juanm_ramirez9

Escrita por Hanna Moscovith y dirigida por Paula Zelaya, se estrenó en México la obra de teatro Bichito, thriller psicológico protagonizado por Ana González Bello, quién también contribuyó en la traducción, y Andrés Elvira. Adaptándose a la “nueva normalidad”, el debut de la puesta en escena fue transmitida a través de un servicio de livestream, en una función para prensa y público en general.

 

Bichito es la historia de dos niños adoptados creciendo en lo que aparenta ser un tranquilo fraccionamiento. Alex (Andrés Elvira) es la definición de normal, juega fútbol, ama las mascotas y colecciona figuras de los Power Rangers. Cami (Ana González Bello), su hermana menor, es lo opuesto. Abandonada cuando tenía cuatro años, abusa de otros niños, hace cosas indescriptibles con esas figuras y es tan confiable alrededor de animales pequeños como una anaconda.

 

El comportamiento de Cami es aterradoramente impredecible y profundamente perturbador. Los esfuerzos de Alex y sus padres adoptivos para ayudarla son bien intencionados y claramente inadecuados. Cuando Alex adulto recibe una extraña grabación por correo, se ve forzado a revivir su escalofriante infancia y a enfrentarse al hecho de que no todo es como parece.

 

Una vez finalizada la función, se abrió un pequeño espacio para una sesión de preguntas y respuestas, en la que estuvieron presentes la directora, los protagonistas y el encargado de musicalizar la puesta en escena, con una duración de 15 minutos, en los que se dispusieron a escuchar las interrogantes que había para ellos.

 

Y aunque eran demasiados comentarios que se estaban realizando a través de la plataforma de transmisión, intentaron responder aquellas que generaban más debate o que consideraban necesitaban una explicación más detallada. Una de las interrogantes fue la importancia de Bichito en el contexto que se vive actualmente.

 

Es una obra muy importante, porque creo que en México solemos ser un país que no nos gusta hablar de las cosas feas. Somos mucho de los secretos de familia, de que la ropa sucia se lava en casa y del abuso infantil. Nosotros como equipo creemos que no debemos quedarnos en silencio con temas que engendran más silencio. La obra toca temas fuertes, como traumas infantiles, los abusos que permitirnos en el nombre de la familia y lo que pasa en esta”, dijo Ana González.

 

Otra de las dudas que fueron puestas sobre la mesa, fue cómo manejaron el tema de la “nueva normalidad” y cuál fue el proceso que tuvieron que llevar a cabo para adaptarse como equipo ante la realidad que vivimos hoy en día.

 

Es una obra teatral, muy teatral, hecha para este recinto; sobre todo por el lenguaje que maneja. Entonces es interesante cuando lo estamos haciendo en pantalla, porque no es teatro, pero tampoco cine. Fue algo que fuimos descubriendo. Ayudó mucho al proceso cuando llegaron las cámaras. Nos hizo entender las posibilidades que podemos explorar, en una narrativa que es una guerra de testimonios”, argumentó Paula Zelaya ante el cuestionamiento de Filmeweb.

 

Ana comentó que “la diferencia entre presentarse ante un público y grabar ante una cámara, fue una experiencia completamente nueva”. Uno de los nuevos retos fue adaptarse a las condiciones que conlleva grabar una obra de teatro, la situación de acostumbrarte a tener presente solo a tus compañeros y al equipo técnico. “Fue divertido, pero a la vez bastante bizarro”, finalizó la actriz.

 

La producción general corre a cargo de Samuel Sosa y la producción ejecutiva de Gabriela Catalán.

Sigue a Filmeweb en Facebook y Twitter.

Relacionados